Inicio/Home  |  ¿Quiénes Somos?  |  Suscríbase  |  Foros  |  Links  |  La Libreria  |  Correo  | RSS feed

 
foros
Inicio
 
 Noticias
 Calendario
 
 Testimonios
 
 Boletín
 
 Presencia
 
 Programas
 Matrimonios
 
 Cursos
 
 Encuentro Latino
 
 Mexico
 
 ¿Quiénes Somos?
 Predicadores
 
 Libreria
 
 Eventos Ya Pasados
 
 
 
tienda
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio > Boletín
Boletín 7:5
por Marilynn Kramar, Volume 7, Issue 5
Share |

Queridos Amigos Benefactores de Carisma en Misiones:

Reciban un saludo de amor en el Señor Jesucristo. Espero que la presente les encuentre disfrutando de esas gracias maravillosas que solamente Dios puede darnos como familia. Se que pasamos un verano muy caliente este año y a propósito del mismo, me encuentro con un pasaje del Evangelio que quizás es muy familiar para ustedes. Se encuentra en Mateo 13, 31-32,

“Jesús les contó esta parábola: El reino de los cielos es como una semilla de mostaza que un hombre siembra en su campo. Es, por cierto, la más pequeña de todas las semillas; pero cuando crece, se hace más grande que las otras plantas del huerto, y llega a ser como un árbol, tan grande que las aves van y se posan en sus ramas.”

arbol frutalYo creo que este pasaje tiene que ver mucho con nosotros y la misión que hoy nos une como familia misionera. Cuando nos detenemos un poco para poder contar las bendiciones de estos años de apostolado, nos damos cuenta que la pequeña semilla que plantamos hace ya 35 años en los comienzos de la misión evangelizadora ha crecido de tal manera que se asemeja a este hermoso árbol de que nos habla la parábola. Así, la semilla del Evangelio no solo ha alimentado la multitud de pajaritos que se han acercado para comer de La Palabra por medio de la evangelización, pero ya es un gran árbol que extiende sus ramas para cubrir con el amor de Cristo a un pueblo necesitado de Dios en los muchos estados y ciudades de este país de Estados Unidos, así como de nuestros países en América Latina.

Yo le doy gracias a Dios por la bendición y privilegio que nos viene dando a lo largo de los años para poder servir en la evangelización misionera y también por cada uno de ustedes que se han hecho parte de este ministerio o apostolado que, siento, está haciendo una gran diferencia en la vida de la Iglesia. ¿Por qué? Porque como laicos muchos de nosotros en el pueblo de Dios hemos despertado y aceptado con alegría nuestra misión de Iglesia en cuanto a la evangelización. Es así como el árbol ha crecido y sigue creciendo a través de cada uno que asume con amor la parte de la misión que ahora les toca realizar en sus países y ciudades donde el Señor les envía.

logo de carisma en misiones representando el Espiritu SantoAsí, si al principio teníamos mucho trabajo como Misión para recibir a la multitud del pueblo que llegaba para los Encuentros y Misiones en Los Angeles, hoy en día nuestro trabajo se ha multiplicado en el sentido de que ahora las ramas del árbol del ministerio evangelizador de Carisma en Misiones se han extendido en tal manera, que está produciendo más árboles y con frutos muy propios, de acuerdo a las necesidades del pueblo de Dios en las distintas ciudades y países donde hemos venido sirviendo.

El otro día estábamos haciendo una cuenta ligera de cuántos países, estados y ciudades hemos podido tocar con los servicios evangelizadores de La Misión, y tengo que confesarles que nos quedamos asombrados y con un espíritu de mucho agradecimiento al Señor.

  • Hemos llegado a casi cada uno de los países de América Latina, con excepción de algunos cuantos en Centro y Sur América.
  • Hemos tenido el privilegio también de ministrar mucho en el vecino país de Canadá y otros países fuera del Continente Americano, tales como España y La India.
  • Evento de Carisma en Misiones atendido por muchos participantesHablando más cerca en nuestro medio, Carisma en Misiones ha estado llegando de alguna manera a 25 Estados de este país de Estados Unidos y alrededor de 1.600 diferentes ciudades.
  • Ahora, también, un gran número de ustedes y de nuestros hermanos que antes vivían en Los Angeles, han tenido que emigrar o salir a otras ciudades por circunstancias de trabajo, y ahora se encuentran desarrollando ministerios o servicios de evangelización en sus propios estados o ciudades de residencia, con la formación que han recibido de La Misión.

Les cuento esto no para vanagloriarnos, porque la evangelización es un llamado para todos nosotros en La Iglesia, pero para darle gracias a Dios y para que juntos lo alabemos por el gran privilegio de ser una “humilde semilla de mostaza tocada por la grandeza de su Amor misericordioso!”

Ahora, lo que yo quiero es llamar su atención a la belleza del plan de Dios para los días y años por venir, plan para el cual está contando con cada uno de nosotros y de las generaciones de sus propias familias. Dios quiere seguir llegando a la necesidad de su pueblo, de nuestras naciones alrededor del mundo, y no lo puede hacer sino a través de cada uno de nosotros ¡consagrados al servicio y la misión evangelizadora!

Jesus nos llama a servirleSí, el Señor Jesucristo nos está plantando como nuevos árboles de servicios en lugares estratégicos, donde hay muchos pajaritos que están llegando para calmar su hambre de Dios, como los primeros años en Los Angeles, y vamos a tener que darles de comer, y vamos a tener que hacer brillar la Luz de Cristo a través de nuestras vidas de testimonio y de consagración al servicio. Es por eso que el Santo Padre está hablando de un nuevo año, o mejor, de una nueva era de crecimiento en el discipulado en el corazón de la Iglesia y no hay tiempo para mirar para atrás, ni para descansar complacientemente. ¡Es tiempo de llevar a cabo La Misión de Jesús con más fervor y entrega que nunca!

Yo siento, mis hermanos, que el tiempo es corto, que no podemos perder ocasión ni tiempo en luchas o contiendas entre nosotros, sino más que nunca unirnos como ejército de Dios para alcanzar al pueblo que El está poniendo en nuestras manos.

Créanme, llegará el tiempo cuando no podremos hacerlo con la libertad que hoy podemos hacerlo, llegará el tiempo cuando quizás sea muy tarde. El Evangelio de Mateo también nos habla de otro árbol, se encuentra en el Capítulo 21, versos 18-19,

“Por la mañana, cuando volvía a la ciudad, Jesús sintió hambre. Vio una higuera junto al camino y se acercó a ella, pero no encontró más que hojas. Entonces le dijo a la higuera: ¡Nunca más vuelvas a dar fruto!”manos alzadas en adoracion a Jesus

Como les digo, no hay tiempo de sentarnos para pensar, o para estar complacientes con nuestros asuntos, pero ¡es tiempo de renovar nuestro compromiso en el Señor y de seguir poniendo con fervor nuestras manos en la obra! Por eso, mis amigos, que el Señor nos ayude ¡y nos regale todas las gracias necesarias de Su Espíritu!

Con amor siempre en el Señor Jesús, su servidora,

Marilynn Kramar
Familia de Carisma en Misiones

Dr. Marilynn Kramar


Dr. Marilynn Kramar es la fundadora y presidente de Carisma en Misiones, una sociedad misionera de evangelización Católica.

El boletín de Carisma en Misiones es publicado electrónicamente y contiene anuncios, eventos e información que se publica en la website de la misión. Invite a amigos y familiares a subscribirse y recibir este boletín electrónico. Solo tienen que poner nombre y correo electrónico (email) al apretar el botón que se encuentra en las páginas de la website que dice "Reciba Boletines: Subscríbase." Mande una nota si tiene alguna pregunta.  

 


URL: http://www.carismaenmisiones.com/cms/boletin0705.shtml
Arriba Arriba Arriba Email Email  Imprimir


Nuevos Artículos
Boletín 13:11
Boletín 11:3
Boletín 11:2
Boletín 11:1
Boletín 10:4
Boletín 10:3
Boletín 10:2
Boletín 10:1
Boletín 9:5
Boletín 9:4

Carisma en Misiones, Centro Católico de Evangelización - 3546 Percy Street, Los Angeles, CA. 90023 -- Teléfono ( 323 ) 260-7031
(Estamos situados a un bloque al Norte de Whittier Blvd., yendo por la Calle Esperanza... vaya a la Izquierda en Percy St., entre La Indiana y Lorena).
spacer